Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Foro Zona Anime
Miér Dic 26, 2012 3:20 pm por Invitado

» Bishoujo | Foro para chicas [Normal]
Dom Nov 25, 2012 4:39 pm por Invitado

» Subete || Afiliacion Normal
Sáb Ago 04, 2012 2:05 pm por Invitado

» Reglamento del Foro.
Miér Ago 01, 2012 10:10 pm por Himeko

» Tsumi no Island
Dom Mar 25, 2012 5:39 am por Invitado

» Petición Vivienda [Solo para Amos]
Mar Mar 20, 2012 5:53 pm por Damian Grey

» St. Lucia & St. Marcus Academy (Elite)
Mar Mar 20, 2012 10:35 am por Invitado

» Eien no Haru
Dom Mar 18, 2012 2:47 pm por Invitado

» Shaevin
Dom Mar 18, 2012 7:12 am por Shaevin


Skyelen.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Skyelen.

Mensaje por Skyelen el Mar Dic 20, 2011 8:18 am

Apodo:
Sky {aun que no le gusta} o Lucky.
Nombre/Apellido(s):
Skyelen.
Edad:
20 años.
Género:
Hombre.
Orientación Sexual:
Bisexual, pero se inclina más hacia el homosexual. {Suke.}
Raza:
Humano.
Tipo de Esclavo:
Rebelde.

Descripción Física:
Su apariencia es ordinaria, brusca y descuidada. No es un personaje que cuide de su aspecto físico pero tampoco deja que su piel sea rasgada. No lo toma de mucha importancia mientras que él mismo se vea bien, la opinión de los demás no le importa. Su aspecto no pasa desapercibido por lo que más de una mirada va directamente a su ser, con todo el descaro de saber como realmente se siente por esas inquietas miradas dirigidas hacia él como un proyectil. Aún así, no le da de importancia, aun que a veces se sienta incómodo, hasta tal punto de decir algún comentario o simplemente una mala mirada.

Su estatura es considerada normal, altura perfecta para su edad, sin ser muy alto ni muy pequeño. Se siente orgulloso de la estatura que posee, por lo que a la gente más baja suele mirarles por encima del hombro, dándole unos aires arrogantes. No solo lo hace con las personas menores, le gusta verse autoritario a todo aquel que se le acerque, sin importancia la estatura, sin embargo, cierto que no le gusta estar con gente que sea mucho más alto que él, eso hace que su autoestima disminuya, pero no por ello dejará de mirarles de la misma manera. Su peso es totalmente desconocido, no le gusta ir a farmacias u hospitales, desde pequeño que ya se saltaba las revisiones pero aún así, se ve un chico saludable sin muchos problemas a la vista o al menos es la apariencia que hace ver.

Cabellos desordenados, alborotados, guedejas que van a direcciones incorregibles, caen sobre su frente sin remediar este mismo, pero tampoco le pone solución, simplemente deja que su cabellera crezca a dirección que desee. Cortos y rebeldes. De una altura, aproximadamente, que logra llegar a la nuca, en cambio, los mechones de su parte delantera, no llega más abajo de sus mejillas, rozan sus orejas, tan siquiera son capaces de cubrir aquel llamativo tatuaje que posee en su mejilla izquierda. Oscuros como la misma noche, negros como el carbón y rebeldes como su dueño. Cejas fijas, pero se hacen denotar, deseando ser el centro de atención a pesar de no lograr mucho. Perfectas y delinean perfectamente el contorno de sus rasgados ojos. Pestañas largas, pero sin exagerar como los de una mujer, claro, no llega a eso. Gracias a ellas, sus ojos se denotan más, siendo de esta manera llamativos y bellos. Cuencas rasgadas, que en ellas descansan esos peculiares ojos, quizá lo más bello que posee en todo su cuerpo. Es poseedor de unas pupilas la mar de curiosas, en vez de ser gemelas, salieron diferentes, siendo así una de diferente color a la otra. Su ojo izquierdo es de un color pálido, rozando el color oliva, mientras que su hermana posee un color oscuro como su cabello y negra como su alma. De mirada penetrante, pero sin denotar mucha vida en ellos, aun que siempre estarán acompañadas de una sonrisa. Orejas un tanto grandes, pero se disimulan bien gracias a su cabellera, que de vez en cuando se pasea por ahí. En ellas, a cada una, tiene unos pircing en forma de aro.

Bajo su ojo izquierdo, como ya dije antiguamente, posee un peculiar tatuaje, va, desde el contorno de su ojo hasta alcanzar cerca de sus labios. La forma del tatuaje es algo peculiar, extraño, parecido a la de un reptil, en concreto, una serpiente. ¿Significado? No del todo, sólo fue un mero capricho, algo que quería y obtuvo. Lo ve como algo apropiado, algo que concuerda con su cuerpo, sin ellos no se sentía del todo a gusto. Nariz un poco respingona, pero sin llegar a exagerar. Centrada, bien posicionada al centro de su rostro. Algo más abajo se encuentran sus labios. Finos y delicados, suaves con de ellos no salgan palabras educadas o adecuadas a las situaciones. En ellos suelen haber más de una sonrisa, ya sea de burla o con algún otro significado, pero nunca de sinceridad, este personaje es una maldita rata callejera, así que no esperan nada bueno de él. Cuello ancho, en él, un largo collar cuelga. Bajando, nos encontraremos con su notable clavícula, seguimos y nos encontraremos con sus estrechos hombros, al igual que su espalda. No es nada musculado, pero tiene fuerza a pesar de ello, cierto, no podrá levantar toneladas, pero si que posee algo, pero no lo deja ver, no le gusta las peleas de cuerpo a cuerpo, prefiere... las distancias. Brazos delgados y sencillos, de dedos de pianista, denotándose en ellos los nudillos. Piel pálida, a pesar de su brusco aspecto, su piel parece decir lo contrario, suave y sin tener bello en ningún lado, le gusta verse sin.

Descripción Psicológica:
Con sólo ver su apariencia ya se sabe la personalidad, por lo que, la frase de "las apariencias engañan" no va con él. Su alma está teñida de negro, se pudre a cada segundo que pasa, algo imperdonable hizo, y aún así no hay signos de arrepentimientos en su ser, vaga por las calles con una sonrisa, como si nada hubiera pasado. Un ente tan despreciable no debería de circular por las calles, pero ahí está, en busca de víctimas inocentes para poder arrebatarles todo. Bueno, de algo deberá vivir.

A su manera, se ve como un personaje tranquilo, dominante de la situación en las que suele estar, sin mostrar, en ningún momento, algo de pavor o de vigor. No, él no es así. Se muestra tranquilo, pero sobre todo burlón, le gusta fastidiar, molestar y verse como mantiene el control bajo alguna pelea callejera. No se sobresaltará tan rápidamente, aprecia ver como su rival pierde los estribos a medida que pasa el tiempo. Ahora, esto no significa que él no pueda enfadarse. En algunas situaciones, es él quien pierde el control de sí mismo y a esto es mejor apartarse. Suele ponerse muy violento, quizá demasiado, agarra a la presa y no la soltará hasta quedar saciado, satisfecho o simplemente hacer de una "elección" a aquel que se haya atrevido a meterse donde no le incumbe. Exacto, odia que toquen su pasado/historia, en una sola palabra, no le gusta hablar de sí mismo, es algo que lo ve innecesario, ¿para qué querrían saber de él? A pesar de su confiada apariencia, no se fía de todo aquel que se le acerca, quien sabe, podría ser el "enemigo disfrazado." Nunca bajará la guardia ante nadie, por lo que se verá un tanto tenso, pocas veces se le ve relajado. Orgulloso, sobretodo, no acepta ayuda, lo ve incensario, sabe apañárselas solo o eso da a ver. Le gusta valorarse por sí mismo, mirando a cada ente por encima del hombro sin importar la impresión que podía dar.

Se entretiene divirtiéndose de los demás, esa decir, burlándose de los más desgraciados, ¿más aún? Ya sabe en la situación que se encuentra, el tener que huir, esconderse, vigilar, desconfiar... no es tarea fácil, pero se "desahoga" intento reírse de los demás o, a veces, al no dar resultado, acaba por comenzar alguna pelea donde deja en la batalla su agobio y estrés. Un tanto pervertido, suele utilizar métodos de seducción para obtener lo que realmente quiere. No le importa tener sexo, es más, le gusta, lo ve como algo entretenido, de vez en cuando, aprovecha toda clase de momento para poder tener alguna relación que le entretenga. Es de esos que se acuesta con una persona, pero no tiene significado para él, sólo se acuesta por que lo ve como una necesidad para su cuerpo, en realidad, no hay amor para él, esa palabra no existe en su diccionario, trata a todos por igual, ya sea hombre o mujer. Tiene un lenguaje sucio, no pasa mucho tiempo sin que ya haya dicho alguna palabra indeseable. Traicionero, suele ser muy traidor, te puede decir una cosa que en realidad no va a cumplir, hasta es capaz de jurar, aun que sabe que jamás cumplirá nada de sus promesas o palabras ¿y qué esperaban de alguien como él? Por ése motivo, tampoco es bueno que se confíen de el.

Adora fumar, es otro de sus métodos de relajación. No puede estar sin uno de ellos entre sus labios, suele tomarse varios al día. Suele terminarse con un paquete si se encuentra muy nervioso, sino, suele durar los días como máximo. Aun que no da a ver, es astuto e inteligente, sabe lo que hace o lo que hará, por ese motivo, se ve relajado en algunas situaciones. Violento la mayoría de veces, mentiroso, constantemente, y traidor en todos sus sentidos. ¿Le queda algo de bueno en su interior? No, no es probable, su vida está tachada totalmente, su nombre ya se encuentra en la lista negra, nunca se a visto o demostrado que realmente tiene una alma bondadosa, por lo que esa faceta es totalmente desconocida y si es que realmente existe, es como si fuera... una leyenda urbana.


Historia:
Desde que era pequeño fue influenciado hacia la violencia. Su padre –un hombre que para aliviar sus penas se fue al lado del alcohol y las drogas- se dedicaba a maltratar a su mujer –una mujer honrada, que simplemente se encargaba de la casa- día tras día, donde la culpaba de que su vida no valía la pena, que había perdido su trabajo por su culpa… Todo su estrés la cargaba en contra de ella. A pesar de eso, continuaba con su vida, y de arrepentimiento, su marido terminaba por regalarle unas flores que robaba de un jardín, pero a pesar de eso, su violencia fue creciendo sin importar que su único hijo de cuatro años, fuera testigo de los maltratos e insultos. Los días pasaron hasta que la madre, sin aguantar más decidió llegar al suicidio, se ahorcó en el propio baño. La llegada de las lamentaciones. Ahora, su padre se lamentaba de lo sucedido, y para culpar a alguien, señaló a su hijo. Perdió el control de sí mismo, donde la “casa” donde vivían acabó por destrozarla. El crío, asustado terminó por huir, sin saber que su padre le dio una sobredosis y un ataque al corazón donde su vida se paralizó. Con cuatros años, era imposible que sobreviviera, moriría de frío y hambre, pero parecía ser que nadie le importaba, hasta que un hombre de cuerpo corpulento y de cabellera canosa, se le acercó, sin esperar respuesta, se llevó al menor. El hombre trabajaba con la mafia y necesitaba a un sucesor para el día en que llegara su fin poder confiar a alguien que siga con su trabajo.

A medida que fue creciendo, la personalidad tan tímida y miedosa fue cambiando a una rebelde y despreocupada. Ya, en más de una ocasión, su “padre” tras ponerse enfermo, tuvo que trabajar por él, que esto consistía en el tráfico de armas. Aún tenía que esperar a que su “padre” falleciera para que todo aquello fuera suyo, impaciente por eso, pensó en aniquilar al mismo hombre que en su día le había salvado de una muerte segura. Sin alma, contrató a unos vándalos para que acabaran con la vida de él. Y así, tras haber terminado, se supo que toda clase de fortuna y trabajo no se pasó a él, sino toda clase de deudas. Aquel viejo le había traicionado, al parecer, aquel hombre lo había tenido todo planeado desde un inicio. Fue capturado, y "vendido" como un maldito esclavo, pero gracias a su inteligencia y suerte, pudo escaparse de aquel lugar, claro, ayudado de otros que también deseaban salir de ahí, pero al fin de cuentas, sólo fue con ellos por mero interés.


Datos Extras:
Justo bajo su pecho, tiene un tatuaje de un dragón, que llega desde el pecho hasta su bajo vientre, pasando por al lado del ombligo, que a un lado, se encuentra una de las patas del mitológico animal. También tiene un tatuaje en su tobillo derecho, rodeando este mismo en un "látigo" de espinas. En cada dedo de sus manos, tiene algún que otro anillo, pero sólo se los pone de vez en cuando, de muy en vez en cuando. Aguarda en su bolsillo de sus anchos pantalones, una pistola de largo cañón, no la suele dejar ver, pero si que más de uno ya se han enfrentado a ella cara a cara.
Lo que le gusta:
Fumar. Adora "relajarse" con uno o varios al día.
El sexo, si es violento, mucho mejor.
Las cosas entretenidas y divertidas, algo con lo que distraerse.
Bebidas alcohólicas, le gusta beber, aun que lo prefiere hacer solo, ya que baja mucho la guardia, el alcohol puede con él la mayoría de veces. Las cosas ordenadas, aun que este aspecto no va mucho con él, pero le gusta ver sus cosas ordenadas y sin que nadie llegue a tocarlas.
Los tatuajes.
El calor, pero no a exceso, le gusta la calidez. El sol y el fuego.
Lo que no le gusta:
Las leyes y órdenes. Está claro que el catar ordenes no es lo suyo y menos las leyes que tiene que cumplir.
Quedarse encerrado en sitios demasiado pequeños. Tiene Claustrofobia.
El no fumar durante mucho rato.
Los que intentan saber de su vida, los entrometidos y cotillas.
Las personas demasiado aburridas y dulces, los detesta.
Los dulces, no le gusta ese despreciable sabor.
El frío, el invierno.
Tocar sus cosas sin permiso.
Odia cocinar.


Físico.
Anime/Manga o Videojuego al que pertenece:
Nombre Real:
Imágenes:
Spoiler:
"Los fuertes viven; los débiles piden vivir"
avatar
Skyelen
Esclavo Rebelde
Esclavo Rebelde

Masculino Homosexual
Mensajes : 2

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Skyelen.

Mensaje por Angela A. Lemarks el Mar Dic 20, 2011 11:49 am

Ficha Aceptada.
Bienvenido al Foro.
Gracias por Registrarte ~


avatar
Angela A. Lemarks
Vampiro [Amo] [Webmaster]
Vampiro [Amo] [Webmaster]

Femenino Bisexual
Mensajes : 200

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.