Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Foro Zona Anime
Miér Dic 26, 2012 3:20 pm por Invitado

» Bishoujo | Foro para chicas [Normal]
Dom Nov 25, 2012 4:39 pm por Invitado

» Subete || Afiliacion Normal
Sáb Ago 04, 2012 2:05 pm por Invitado

» Reglamento del Foro.
Miér Ago 01, 2012 10:10 pm por Himeko

» Tsumi no Island
Dom Mar 25, 2012 5:39 am por Invitado

» Petición Vivienda [Solo para Amos]
Mar Mar 20, 2012 5:53 pm por Damian Grey

» St. Lucia & St. Marcus Academy (Elite)
Mar Mar 20, 2012 10:35 am por Invitado

» Eien no Haru
Dom Mar 18, 2012 2:47 pm por Invitado

» Shaevin
Dom Mar 18, 2012 7:12 am por Shaevin


Un nuevo comienzo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un nuevo comienzo

Mensaje por Kirakishou el Dom Feb 19, 2012 5:43 am

[Vienen de aquí]

Afirmo apenas con la cabeza al verse respondida su pregunta, aferro un poco más fuerte sus manos alrededor de la mayor, ejerciendo un poco más de presión sobre su torso sin dejar de procurar no ser demasiado exagerada en su acción e incomodar, sus ojos sin duda se pasearon por las cosas que iban quedando atrás, aquellos objetos que pasaban a su lado, más bien, que ellas pasaban, viendo como el final de aquel callejón se aproximaba y en pocos minutos no dejaba de ser un lejano recuerdo, todo lo sucedido en tan poco tiempo, la dejaban un poco aturdida, pensando si era verdad o se trataba de un sueño del que aún no despertaba y que pronto la vendrían a regañar por dormir tanto, palpo apenas con una de sus manos a la otra joven, era verdad, no estaba soñando y si lo estaba, era un sueño demasiado real, el tacto del cuerpo ajeno, los sonidos el cambio lento del paisaje, demasiado real, repetía una y otra vez su mente, convenciéndola que todo lo que estaba viviendo así lo era y que dejara de cuestionarse esas cosas. Sonrió suave y entrecerró los ojos, sintiendo como su largo cabello se mecía con el viento, el viaje a pesar de sus temores, se estaba tornando relajante y placentero, estaba disfrutando su primera vez en aquella máquina que la trasportaba, y más aun con el cuidado que parecía poner su ahora Ama.-

Intentando no preocuparse y no hacerse preguntas, que seguramente podría formularse en otro momento y más aún, a la persona que tendrías sus respuestas, se dispuso a ver el alrededor, la combinación entre los espacios naturales, donde el verde del césped invitaba sin duda a pasar una noche tumbado sobre el mismo y la modernidad de las tiendas, su brillo, los objetos que se mostraban en las vidrieras que al pasar se le figuraban llamativos, interesantes, una sonrisa se quedó sobre su rostro apreciando todo aquello, las cosas sin duda habían cambiado desde la última vez que había podido andar libremente por las calles, aunque no tan libre, siendo de alguna manera siempre custodiada por aquel hombre y sus empleados, pero ahora todo se le presentaba con un brillo diferente, no pudo evitar preguntarse si su hermana había podido disfrutar de todo aquellos y alegrarse por la confirmación interna de aquella pregunta, se sentía de alguna manera feliz, pues ahora ella también podría ver nuevamente el mundo fuera de aquella celda, y tenía la corazonada que también podría apreciarlo de mejor manera que momentos antes de que pasara todo aquellos.-…gracias…-susurro apenas, un tímido agradecimiento por el trato recibido y el paseo, un agradecimiento que se encargaría de demostrarle el tiempo que estuviera a su lado.-

En su ensoñación con el alrededor, apenas y percibió que la motocicleta se había detenido, llevo la vista a la fachada de la casa y sus ojos se entornaron un poco, notando lo grande de la misma, tardo un poco en soltarse de la mayor y solo lo hizo cuando noto que el cuerpo de la misma se movía en un indicio de descender del mismo, rápidamente apoyo sus manos sobre el asiento como buscando sostenerse y evitar caer, aunque el vehículo se encontrara seguro, levanto la vista de allí cuando pudo notar por el rabillo del ojos el movimiento de la mano ajena, tomando la misma para ayudarse y bajar de allí, una vez sus pies tocaron el suelo, inclino su cabeza con suavidad agradecida del gesto y llevo su atención nuevamente hacia la casa.- Todo es tan grande…-atino a comentar, llevo sus manos hacia su cabeza y se retiró el casco de la misma, dejándolo sobre el asiento de la moto, mientras sus pasos comenzaban a avanzar, siendo guiada por la contraria, sus ojos pasearon por las flores que se encontraban en los canteros de la fachada, y sus finos dedos se aventuraron a acariciar algunos pétalos, mientras continuaba avanzando, deteniendo su andar a escasos centímetros de la puerta, su cabeza se hizo un tanto hacia arriba, notando la altura de la casa, un gesto de sorpresa se asomó en su rostro, para luego ingresar al recinto.-

A escasos pasos de la entrada misma, se detuvo y observo el interior del amplio lugar, el color sobrio de las paredes decoradas modestamente por algunos cuadros, los muebles, las escaleras, el contraste de los marcos negros, el perfume, era todo tan diferente a como sus ojos habían percibido el mundo hacia unos minutos atrás, como lo percibía normalmente detrás de aquellos barrotes, se encontraba deslumbrada todo lograba llamar su atención, mas no se mostraba demasiado sobresaltada o ansiosa por aquello, ladeo la cabeza buscando con la vista a la mayor, al encontrarla.- Permiso…-susurro y se aventuró, tocando con sus deditos las superficies de los muebles negros, se giró hacia la entrada, donde encontró a la mujer, quedándose parado al lado de la mesa, con su palma sobre la superficie.- Es una muy bella casa, Ama…muy amplia.-comento con una gran sonrisa, más la disipo lentamente, con una expresión algo inquietante y dudosa.- Pero…yo viviré aquí?...digo, es bella y todo, pero no creo merecer algo así…esto es demasiado.-lo era, aunque antes hubiera vivido en una casa de estilo parecido, dado los lujos que presentaba, el regresar a un lugar tal, le daba cierta sensación de inferioridad, imaginar lo grande que era aquel lugar, aun no podía creer lo que veía a simple vista, la iluminación le molestaba un tanto los ojos, debido a la falta de costumbre, froto apenas sus ojos con una de sus manos y sintió como su estómago lograba quejarse un poco, sus mejillas se sonrojaron notablemente y sus manos disimuladas se posaron sobre su vientre, ladeo la cabeza y miro hacia el lado contrario de la sala, tapando un tanto su rostro con su cabello largo.-
avatar
Kirakishou
Esclavo Prisionero
Esclavo Prisionero

Femenino Homosexual
Mensajes : 9

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo comienzo

Mensaje por Alessandra Maitren el Dom Mar 04, 2012 5:50 pm

Escucho las palabras corteses y educadas que salieron de entre los labios ajenos cuando recién entraba y sintió una vaga necesidad de ir dejando aquel punto claro -en realidad no deberías decir “con permiso” después de todo esta ahora es tu casa- Sin inhibirse ante el hecho de que ya se encontraba en casa saco de su bolsillo una cajetilla de cigarros sacando consecutivamente uno, de la caja para llevarlo a su boca y encenderlo. Tenia algo conocido como un filtro de aire por lo tanto el humo era rápidamente succionado por diversas ventilas ubicadas discretamente por todo el amplio de la casa, pero aun así esperaba a la menor no le incomodara aquel hecho

Clavo su mirada en cuanto escuchaba una duda que planeaba comenzar a plantear su respuesta, no sabia del todo en que condiciones había vivido la menor con anterioridad, varias posibilidades cruzaron su cabeza, que ella hubiera estado toda su vida en aquel sitio del que apenas la saco, o bien que hubiera sido libre y que los cazadores la hubieran capturado, o…que ya hubiera tenido un amo con anterioridad, sintió una punzada en la cabeza con la sensación de celos grabada en la sensación. Siempre había sido demasiado posesiva, y en este caso podía notarse que lo seria mucho mas, después de todo Kirakishou ahora era suya y no le importaba lo que otros opinaran al respecto…ni si quiera su misma acompañante. Aunque el pensar en que alguna clase de desgraciado hubiera sido el propietario de Kirakishou antes era por demás molesto. Y como no podría ser un desgraciado al haberla dejado, que clase de imbécil haría eso?

Tantas cosas pasaban por su cabeza y a la vez tan pocas se demostraban en sus gesticulaciones. Tras dar una ultima y fuerte calada al cigarrillo en su boca para apagarlo del todo en un cenicero en la mesa del centro. Se acerco a la menor, colocándose frente a ella y con su mano retirando los mechones que le impedían ver del todo el rostro ajeno, tomando su mentón dirigiendo el rostro ajeno en su dirección. A pesar de la diferencia de altura entre ambas, atrapo con su mirada la de la albina. –merecer? Tu eres mía ahora. Y mereces cualquier cosa que yo considere- Su Frase podría ser interpretada de distintas maneras de forma posesiva, grosera, decidido y tal vez desde un sentido algo retorcido, algo amable. Pero no podía definirse que forma estaba adoptando al decirlo, para ella simplemente estaba siendo directa y sin cohibirse ante lo que pensaba.

-Y yo considero, que esto no es digno de ti. Mereces mas que esto- No decía aquello pensando en como alagar a la menor, pues ni si quiera había pensado si Kirakishou llegaba a considerarlo hasta cierto punto como un halago. No le molestaba decir que le parecía extremadamente hermosa la menor, y que la deseaba, y mas aun al ser de su propiedad, no se restringiría en darle lo que deseara. Sin pensarlo ni considerarlo del todo, mantuvo firme pero no como para lastimar, el agarre que mantenía sobre el mentón de la albina, se acerco y poso sus labios sobre los ajenos en un suave beso. Inmediatamente se separo sin dar tanta importancia como debería ante lo recién sucedido, miraba por el rabillo del ojo a su acompañante pensando en la reacción que tendría, Demostrando vagamente su vicio saco otro cigarrillo pero de una marca distinta a la anterior. –Te enseñare lo demás de la casa-

Se giro encarándola de nueva cuenta, extendiendo su mano hacia ella indicándole silentemente que la tomara. –Puedes ir a donde desees de ella y hacer uso de cualquier cosa que la contenga- Hablo en resumidas palabras, pues no deseaba que Kirakishou se sintiera con la necesidad de pedirle permiso para algo, ya fuera para cosas banales como preparar algo en la cocina, o usar libremente la piscina. Pensó rápidamente en cualquier aclaración que quisiera hacer –Pero cuando te lo pida, deberás mantenerte a mi lado- Después de todo deseaba que estuviera ahí haciéndole compañía cada vez que lo quisiera, era probable que fuera mas que nada para la hora de ir a la habitación. Aun a sus mismos oídos, aquello sonaba caprichoso y grosero, aun sin que ello fuera del todo la intención.

Por un momento le surgió una duda, el como reaccionaria la chica al ver de forma definitiva que compartirían habitación y según ella por obviedad era algo que demostraba el como seria le relación que mantendrían. Como bien tenia en claro, deseaba a la chica…aunque no podía negar que sentía el impulso de ir bastante lento y calmado, dependiendo de lo que deseara su acompañante. No por haberla comprado, le perdería cualquier respeto. Si no permitiría que nadie forzara a algo a la albina, no lo haría ella. O al menos eso haría siempre y cuando su paciencia y demás aparentemente grandes no se quebrantaran. Suponía que eso se vería conforme el tiempo transcurriera, tenían que verse muchas mas cosas antes de que aquel tema si quiera se considerara, cosas como las labores de la casa que llevaría a cabo.
avatar
Alessandra Maitren
Vampiro [Amo]
Vampiro [Amo]

Femenino Homosexual
Mensajes : 11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.